2 de julio de 2010

EL TE AMÓ PRIMERO

No reces a Dios mirando al cielo,
¡Mira hacia dentro!

No busques a Dios dentro de ti, sino en ti mismo…

No le pidas a Dios lo que te falta,
¡Búscalo tú mismo!
Y Dios lo buscará contigo.

No le exijas a Dios que haga milagros,
hazlos tú con tu responsabilidad, libertad y… amando.

Dios te guía desde dentro sin que sepas cómo,
No pidas a Dios que te responda cuando hables,
Él te habló primero.

No le pidas a Dios que te ame,
mientras tengas miedo de amar y saberte amado.

¡Ámalo tú!

Si hay calor es porque hubo fuego,
si tu puedes amar es porque...
Él te amó primero.



(San Agustín)