7 de septiembre de 2010

REFLEXIÓN EN EL MATER PURISSIMA

Esta mañana el claustro hemos estado profundizando en lo que supone "En Jesús todo lo tenemos". Hemos tomado un tiempo personal para reflexionar. Os pongo parte de lo reflexionado:

BÚSQUEDA DE DIOS

Alguien dijo encontrar a Dios en la naturaleza. Y yo corrí hacia el mar, crucé campos y senderos, miré en espigas y en flores. Todos hablaban de Dios, de su poder, de su cuidado y esmero. Pero no vi a Dios, no estaba allí.
Sólo había noticias de El, rumores y recuerdos. “Pregunta a los sabios de Dios? otros dijeron. Busqué al místico, al teólogo y al lama. Acudí a templos y monasterios. Escuché santas ideas, comentarios, oraciones, sentimientos... Ellos vivían con Dios, pero yo... ¡no logré verlo!
“Dios bajó hace ya tiempo; busca en los barrios, en la lucha del hombre por el hombre? sugirieron. “Busca en la selva, en la cárcel, en chabolas...?Y solo hallé recuerdos. Recuerdos de algo que El dijo, de interpretaciones, de ideas y de sueños. Pero Dios no estaba allí. Se había ido hacía tiempo.
Entonces, desencantado, creí que no estaba en ningún sitio, o que estaba demasiado lejos. Y busqué en mi corazón otros asuntos. ¡Que siguiera Dios allá en su cielo! Y al mirar allí, en mi corazón, sentado entre injusticias y entre miedos, entre dudas, rencores y esperanzas, entre buenos y malos sentimientos, estaba Dios, ¡Sentado y esperando!
¡No estaba en la tierra ni en el cielo! Me fui a contárselo a la gente, a gritar mi gran descubrimiento. Y me encontré que Dios estaba en las montañas, en las flores y en los monasterios, en los barrios, en la cárcel, en la iglesia, en la Biblia, en el cine y en los cuentos. ¡Resultó que Dios estaba en todos sitios cuando lo había encontrado dentro!

Preguntas

• ¿Dónde tengo yo mi todo? ¿A qué dedico mi tiempo? ¿Qué es para mí lo importante?
• ¿Quién es Jesús para mí? ¿Qué supone en mi vida?
¿Tiene algo que ver en ese “todo mío”? ¿Tiene algo que decir en mi vida, en mis tiempos, en mis actividades, en mis decisiones, en mis relaciones con los demás, en mi trabajo?
• ¿Qué puedo aportar yo a este mundo que me rodea? ¿Qué puedo yo aportar este año en el colegio? ¿Quiénes deben ser este año para mí “rostro de Cristo”? ¿Quiénes son los más necesitados de nuestro colegio?
• A la hora de transmitir a Cristo a nuestros alumnos, ¿qué imágenes te gustaría transmitir de Él y cuáles no?