18 de noviembre de 2010

CINCO PALABRAS DE ADVIENTO

Emmanuel :Es una expresión hebrea que significa "Dios con nosotros". Aparece en una profecía de Isaías 7,10-14, en la que se habla de un rey que va a nacer y que será signo de la presencia salvadora de Dios en medio del pueblo. Luego, esta profecía se aplicó a la esperanza de un enviado de Dios definitivamente salvador, presencia definitiva de Dios entre los hombres: Jesús.
Marana tha :Es una expresión en arameo (la lengua materna de Jesús) que significa "¡Señor nuestro, ven!". Y que las comunidades cristianas, cuando la mayoría hablaban ya en griego, mantuvieron así, sin traducir (ver 1 Cor 16,22). Es la gran expresión del anhelo del retorno de Jesús. Como nuestro "¡Ven, Señor Jesús!".

Mesías: Es una palabra hebrea que significa "Ungido". Porque en la antigüedad, cuando un rey, un sacerdote o un profeta iniciaban su misión, eran ungidos con aceite como signo de la fuerza de Dios. De modo que el "Mesías", el "Ungido" por excelencia, es aquel enviado que el pueblo de Israel esperaba como libertador definitivo, como el que llevaría a término las promesas de Dios. La traducción griega de "Ungido" es "Cristo", y así llama el Nuevo Testamento a Jesús.
Precursor: Es el que anuncia o prepara algún acontecimiento o la venida de alguna persona. Se aplica sobre todo a Juan Bautista, que anunció y preparó la venida del Mesías.

Profeta: Significa mensajero de Dios, el que habla en nombre de Dios. Los profetas de Israel llaman al pueblo a la fidelidad, anuncian las promesas de Dios y a veces también sus castigos. "Profeta" no significa (como a veces se cree) advino: su función principal no era adivinar el futuro, aunque a veces sí anunciasen acontecimientos futuros.