7 de mayo de 2011

DANOS LA PAZ

Danos, Señor, aquella Paz extraña que brota en plena lucha como una flor de fuego;
que rompe en plena noche como un canto escondido;
que llega en plena muerte como un beso esperado.
Danos la Paz de los que andan siempre,
desnudos de ventajas;
vestidos por viento de una esperanza núbil.
Aquella Paz del pobre
que ya ha vencido el miedo.
Aquella Paz del libre que se aferra a la vida.
Paz que se comparte en igualdad
como el agua y la Hostia.
(Fuente desconocida)