13 de junio de 2013

Este mundo, mi mundo, nuestro mundo.


Mundo deseado por tantas manos, tantos objetivos
mundo olvidado por quienes solo miran su ombligo
mundo explotado por intereses contrarios a la vida
mundo recorrido por quienes buscan aventuras, novedades,
mundo cuidado por quienes reconocen ahí su futuro, su fuente
mundo amado porque ahí se da la historia, las personas con sus idas y venidas.

Y este mundo deseado, olvidado, explotado,
recorrido, cuidado, amado,
también está necesitado
necesitado de manos que aporten aquello que pueden,
necesitado de manos que no diferencien, que tiendan puentes,
necesitado de manos que, uniéndose, susciten esperanza,
necesitado de manos que acompañen el ritmo de otros,
necesitado de manos que incluyan, sostengan, aúpen.

Y este mundo deseado, olvidado, explotado,
recorrido, cuidado, amado, necesitado
también está ofreciendo
ofreciendo la vida que él mismo es
ofreciendo sabiduría que su ritmo vital lleva
ofreciendo sustento para posibilitar el crecimiento de todos
ofreciendo futuro si estamos atentos a sus susurros,
ofreciendo hermanos si atravesamos líneas, prejuicios.

Y este mundo deseado, olvidado, explotado,
recorrido, cuidado, amado, necesitado, ofrecido,
también está habitado
habitado por personas que buscando desarrollo olvidan lo propio, y viven por y para otros,,
habitado por personas cuya vida, aunque se olvide, reconocen que es interdependiente,
habitado por pueblos en situación diferente pero siendo su ser persona el común origen,
habitado por personas que, uniendo sus manos, se acercan a hermanos de otros lugares, de otros pueblos,
habitado por personas deseosas de hacer emerger la vida, la fuerza y el sentido que a todos nos habita.

Mundo deseado, olvidado, explotado, 
recorrido, cuidado, amado, 
necesitado, ofrecido, habitado,
este mundo es mi mundo, nuestro mundo.