2 de junio de 2013

Mirar juntos

Mirar juntos las circunstancias,
acoger juntos la realidad,
ayuda a no separar entre tuyo y mío,
estrecha los lazos de fraternidad.

Pero hay que buscar.
Hay que buscar cada día ese mirar que permite ver,
ese acoger que permite descubrir
la potencialidad escondida
en la realidad que se impone con su dificultad,
y la vuelve opaca, difícil de traspasar.

Y mirar, acoger
no supone negar la dificultad
pero encierra una confianza
en la posibilidad de crecer
en justicia, responsabilidad, solidaridad,
… en humanidad.

Y mirar, acoger
supone tener lucidez para discernir las respuestas a dar,
supone compartir lo que tenemos y crecer en humanidad,
supone la mirada de fe que necesitamos día a día renovar.